Hacks cerebrales para impulsar la motivación y superar la tristeza del trabajo desde casa

A medida que la cantidad de días que pasamos encerrados, o simplemente todavía trabajando desde casa (si preferimos estar en la oficina), continúa avanzando sin un final claro a la vista, lo que para algunos de nosotros fue la novedad de trabajar desde casa claramente ha pasado y nuestros días comienzan a sentirse más como “enjuagar y repetir”.

Cuando una rutina comienza a parecernos monótona, a menudo sentimos una falta de motivación. Y, cuando nuestra motivación comienza a decaer, también lo hará nuestra productividad.

La inteligencia física puede ayudar. En este momento, literalmente cientos de sustancias químicas (hormonas y neurotransmisores) recorren cada uno de nuestros cuerpos en nuestro torrente sanguíneo y sistema nervioso. Algunas de esas sustancias químicas tienen nombres familiares, como cortisol, adrenalina y testosterona. Esos químicos dictan en gran medida cómo pensamos, sentimos, hablamos y nos comportamos, sin embargo, la mayoría de nosotros operamos principalmente a merced de esos químicos, experimentando pensamientos, reacciones y emociones, sin darnos cuenta de que podemos manejarlos activamente.

La inteligencia física es la capacidad de detectar e influir estratégicamente en el equilibrio de ciertas sustancias químicas clave para que podamos lograr más, estresarnos menos y vivir y trabajar más felices.

Las técnicas de inteligencia física se han utilizado durante décadas, muchas extraídas del mundo de los deportes y las artes, y todas están respaldadas por la neurociencia. Hay cientos de técnicas de Inteligencia Física: formas de respirar, moverse, pensar (por ejemplo, visualizar) e interactuar entre sí, todas fáciles de incorporar a nuestra vida diaria.

Hay cuatro elementos de la inteligencia física: fuerza, flexibilidad, resiliencia y resistencia, cada uno importante para la motivación y la productividad de diferentes maneras.

Fuerza

Es momento de empezar a generar respuestas positivas, buscando tu centro. Foto:  kike vega vía Unsplash.

Cuando nos sentimos positivos acerca de algo o alguien, estamos teniendo una respuesta “hacia”, en la que la dopamina (nuestra sustancia química de placer y recompensa) aumenta y el cortisol (nuestra sustancia química del estrés) se estabiliza en el nivel óptimo. Nos sentimos recompensados, lo que nos hace querer involucrarnos más, hacer más, estar más en la situación. Cuando nos sentimos decepcionados, desmoralizados, sin motivación, enojados o infelices por algo, estamos teniendo una respuesta “ausente”, una respuesta de amenaza primaria en la que el cortisol aumenta y la dopamina cae. No nos sentimos recompensados ​​por la situación, por lo tanto, instintivamente nos alejamos de ella o la resistimos.

La caída en la motivación que muchas personas están experimentando al enfrentarse a la rutina aburrida o quizás preocupante del trabajo encerrado es una clásica “respuesta ausente”. Si podemos reconocer situaciones, demandas y expectativas por lo que son: desencadenantes de nuestra amenaza primaria (lejos) o recompensa primaria (hacia) respuestas, entonces podemos ser menos reactivos y más constructivos en la forma en que respondemos. Si estamos trabajando con o liderando un equipo (o incluso criando hijos) y sabemos lo que las personas necesitan para sentirse completamente comprometidas, podemos hablar y comportarnos de una manera que atraiga a las personas, creando y fomentando la química de un “hacia” la respuesta, ya sea que trabajemos juntos en una oficina o nos conectemos por videoconferencia.

Para gestionar nuestra respuesta de ida y vuelta y crear un entorno que cree activamente un “hacia las respuestas”, necesitamos fuerza: fuerza interior, confianza, resolución, la capacidad de defendernos y actuar y pensar con sabiduría y decisión sin amenazar a los demás ni sentirnos amenazados, siendo positivamente asertivo, de mente independiente, astuto y altamente productivo, y capaz de aumentar nuestra capacidad de logro. Las siguientes técnicas de fortaleza proporcionan una base para prepararse para reconocer y responder a las respuestas y para crear las mejor actitud en todos nuestros equipos:

  • Conexión a tierra: la forma en que te sientes empoderado, seguro y tolerante se ve muy afectada por tu postura. La postura firme te permite sentirse simultáneamente más fuerte, más presente, alerta y más a gusto. Estar firme refuerza la química de la testosterona alta y el cortisol bajo, y apoya nuestra función de dopamina, permitiéndonos enfocar y coordinar nuestra energía física y mental para lograr y ganar. Para “aterrizar” tú mismo, siente el peso de tu cuerpo en el suelo o en la silla, arraigado en lugar de “tenso”. Continúa con la respiración acelerada, libera la tensión en todo el cuerpo; coloca tu centro de masa donde lo necesites (mueve tu cuerpo hacia adelante hacia los lados y hacia atrás para encontrar el punto óptimo); respira hasta debajo del ombligo (hasta tu centro de gravedad) y concéntrate. Repite tres veces: equilibrio, respiración, enfoque.
  • Respiración rítmica: toma conciencia de tu respiración mientras lees esto. ¿Es rápida o lenta, superficial o profunda? Muchas personas aguantan la respiración mientras piensan, respiran rápidamente mientras escriben correos electrónicos y respiran muy superficialmente en reuniones de negocios, mientras preparan la cena o ven la televisión. La vida interfiere con la respiración de formas no previstas, en detrimento de nuestra función cognitiva, estabilidad emocional… y nuestra productividad. La respiración rítmica nos permite estimular nuestro cerebro y estabilizar nuestras emociones. Libera la sustancia química acetilcolina, que contrarresta la adrenalina y nos permite sentirnos estables y seguros mental / emocionalmente, capaces de manejar situaciones con claridad, equilibrio y control.
  • Idealmente, pasa más de 10 minutos diarios respirando diafragmáticamente, con un conteo constante hacia adentro (por la nariz) y hacia afuera (por la boca); los conteos de adentro y afuera pueden ser diferentes. Explora recuentos cómodos para ti. Un estudio de banqueros sudafricanos descubrió que después de 21 días de respiración acelerada, lograron una mejora promedio del 62% en la capacidad cognitiva en tareas complejas de toma de decisiones, mientras que la mala respiración conduce a la postergación y al retraso de decisiones importantes. La meditación es una excelente manera de incorporar la respiración con ritmo a su rutina diaria.

Flexibilidad

La falta de motivación también puede ser el resultado de una disminución de la inspiración, especialmente si seguimos la misma rutina de siempre y nos distraemos con la incertidumbre y la preocupación. Para aumentar la inspiración, necesitamos mejorar nuestra capacidad de creatividad e innovación, así como la capacidad de pensar de manera divergente (esencial para la creatividad y la innovación). Estas técnicas son un buen comienzo:

  • La inflexibilidad física conduce a la inflexibilidad mental. Aflojar la tensión en tu cuerpo ayudará a liberar tu mente. Escanee tu cuerpo a diario para identificar y luego abordar cualquier área en la que tenga tensión.
  • Empieza a caminar, aunque solo sea por la casa. Las investigaciones indican que tenemos un 45% más de probabilidades de tener una idea innovadora mientras caminamos que sentados, incluso si estamos en una cinta de correr.
  • Cambia tu enfoque para mirar algo que encontramos hermoso en el arte o la naturaleza también genera creatividad.
  • Con equipos, crea culturas basadas en la confianza y la novedad mientras fomentas la toma de riesgos. Manten un estado de ánimo positivo valorando las contribuciones de las personas para que continúen sumergiéndose profundamente en pensar juntos. Anima a las personas a hacer planes claros para implementar nuevas ideas acordadas por el equipo.

La innovación es particularmente importante hoy en día, ya que las organizaciones trabajan para implementar soluciones creativas en respuesta a los desafíos y oportunidades únicos que ha creado la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X